Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica"

See other formats


Un Arco Iris para Galina 

Un lugar especial ofrece esperanza de una vida mejor. 



DATOS DE INTERÉS 

** ADRA Internacional 
es una agencia de auxilio 
y desarrollo que ayuda a 
la gente a mejorar sus 
vidas de muchas maneras: 
servicios de agua potable, 
entrenamiento de trabajo, 
y programas de alfabetiza- 
ción, en 125 países. 

** Nuestras ofrendas 
misioneras apoyan la obra 
de ADRA alrededor del 
mundo. 



La semana pasada conocimos a Yura, quien 
vive en Moldavia. [Localice Moldavia en un 
mapa.] Moldavia es un país muy bello, pero para 
muchos la vida es muy difícil. Muchos padres de 
familia no tienen con qué alimentar a sus hijos 
para que crezcan sanos y fuertes; a otros les fal- 
tan los medios para mandarlos al colegio. Al- 
gunos de estos niños tienen que vivir en las ca- 
lles, buscando refugio y comida donde puedan 
hallarla. 

El Hogar Arco Iris para Niños, les ha dado una 
nueva vida y una gran esperanza a muchos de es- 
tos niños sin hogar. Hogar Arco Iris para Niños es 
una institución donde se les da mucho cuidado y 
amor a los niños, para que no vuelvan a tener que 
vivir ni buscar comida en las calles. En este lugar, 
los niños pueden olvidar su triste pasado y enfo- 
carse en un futuro mejor. 

Galina 

Antes que Galina llegara a vivir en el Hogar 
Arco Iris para Niños, su mamá, ella y sus herma- 
nos, vivían en una recámara pequeña. La madre 
de Galina lavaba botellas para poder alimentar- 
los, pero lo que ganaba no era suficiente. Un día, 
encarcelaron a la mamá y Galina y sus hermanos 
fueron a vivir en el Hogar Arco Iris para Niños. Al 



Misión Niños división euroasiática 23 



salir de la cárcel, la mamá vio dónde 
vivían sus hijos, y prefirió que perma- 
necieran ahí, puesto que ella jamás 
podría ofrecerles un lugar como donde 
se encontraban. Los extraña mucho, 
pero está contenta de que sus hijos ten- 
gan un buen hogar y puedan asistir a la 
escuela. 

— A mí me gusta este lugar — nos 
comenta Galina — . Compartimos una 
recámara entre cinco niñas y somos co- 
mo hermanas. Las mayores cuidamos a 
las más chicas. Las encaminamos a la 
escuela y les ayudamos con sus tareas. 

Les enseñamos a peinarse y a cepi- 
llarse los dientes. Cuando una llora, la 
consolamos, así como en una familia. 

— Cuando llegué, las demás me hi- 
cieron sentir muy bienvenida. Es muy 
bonito vivir en un buen hogar, donde 
una se siente querida y protegida. 

Un regalo especial 

El hogar para niños se encontraba 
antes dentro de una vieja escuela. Los 
cuartos, de paredes desnudas, eran 
fríos y el viento se colaba por las rendi- 
jas. Era un lugar seguro, pero no era un 
ambiente alegre. Un día, un señor y su 
esposa visitaron la casa. Les gustó mu- 



cho cómo los empleados de ADRA 
cuidaban a los niños; pero no se les 
hizo apropiado el edificio en que vi- 
vían. Decidieron invertir en un mejor 
local para los niños sin familias. Pin- 
taron todos los cuartos de los diferen- 
tes colores del arco iris para dar un am- 
biente más alegre. Nombraron la nue- 
va casa Hogar Arco Iris para Niños; y sí 
lo es. Es un arco iris de felicidad. 

El Hogar Arco Iris para Niños es ad- 
ministrado por ADRA Internacional, 
una institución de la Iglesia Adventista 
del Séptimo Día. Muchas de nuestras 
ofrendas son para mantener organiza- 
ciones de este tipo, así que en cierto 
modo estamos ayudando a construir 
un hogar feliz para Galina y sus ami- 
gos. Y cuando los niños que viven en el 
Hogar Arco Iris para Niños mandan su 
cariño, aprecio y agradecimiento, real- 
mente te están dando las gracias a ti. 

Oremos para que Galina y los demás 
niños del Hogar Arco Iris para Niños 
aprendan que Jesús está con ellos, a pe- 
sar de todo lo que haya pasado en sus 
vidas. 

*No es su nombre verdadero. 




24 Misión Niños división euroasiática